Principios
Políticos del Partido


Nacional Democrático de Alemania 
Nationaldemokratische Partei Deutschlands (NPD)

 

1. La Base del Estado es su Pueblo

2. La Base de Nuestro Pueblo es la Familia Alemana

3. Los Poderes del Estado Están Concedidos por Su Pueblo

4. Una Economía Saludable Debe Servir las Necesidades del Pueblo

5. Una Economía Nacional

6. Solidaridad Nacional: Proveyendo por el Bien Común

7. Alemania No es un País de Inmigrantes

8. Soberanía Alemana en una Europa de Muchas Patrias

9. Una Alemania Dentro de Sus Fronteras Históricas

10. Un Pueblo Sin Pasado es un Pueblo Sin Futuro

11. Las Leyes de la Naturaleza como la Base de Toda Vida

12. El Sistema Educativo es una Parte de la Cultura de un Pueblo

13. Reformando Nuestro Sistema de Justicia

14. La Política Militar Debe tener una Política Nacional como su Base


Los conceptos políticos desarrollados y puestos en práctica durante el período de posguerra en Alemania se han demostrado inequívocamente fallidos. La unidad de los estados parciales de la Alemania del "Este" (la República Democrática Alemana) y la República Federal de Alemania ha creado una situación que los partidos dirigentes de este país son incapaces de manejar con efectividad. Basándose en las estrategias políticas del pasado, estos partidos están intentando desesperadamente hacer frente a una nueva situación política causada por el colapso de comunismo en Europa, la inmigración masiva proveniente del Tercer Mundo, la desindustrialización de nuestra sociedad, y un creciente materialismo que ha afectado a la vida de nuestro país en todos los niveles. 

No obstante, la clase dirigente de políticos comprados y dueños de los medios persisten en dirigir el curso de nuestra sociedad hacia abajo por la misma senda desgastada, conduciéndonos hacia un punto muerto y no ofreciendo soluciones prácticas a los problemas actuales. El inevitable resultado de esto ha sido una creciente desconfianza del gobierno por parte del pueblo alemán. El gobierno ha respondido a esta situación ofreciendo "soluciones" aún más indecisas e imprácticas, que solo han servido para encender una situación ya explosiva. Con mucha frecuencia, la clase dirigente ha estado presionando por la creación de una sociedad "multicultural". Obviamente creen que será mas fácil para ellos mantener el poder, una vez que el pueblo alemán haya sido reemplazado por una más fácilmente controlada y manipulada población "mezclada". Por el contrario, el NPD toma la posición de que la clase dirigente debe ser reemplazada en orden a asegurar un futuro para el pueblo alemán y asegurar a Alemania un lugar de honor en la familia de las naciones europeas. 

Nosotros los Nacional Demócratas nos oponemos a las anticuadas ideologías del pasado. Nos oponemos a las falsas utopías liberales basadas en una irreal imagen del hombre. Nos oponemos a los excesos de los programas del gobierno de "diversidad étnica", a los que el pueblo Alemán ha estado sometido por mucho tiempo. Nos oponemos a aquellas fuerzas a favor del continuado control extranjero de nuestro país, además de a la superpoblación de nuestra patria con pueblos extranjeros. 

Al luchar por la libertad del pueblo Alemán, luchamos por la libertad de todos los pueblos soberanos. En este espíritu de libertad, luchamos para crear un nuevo orden social en Alemania, basado en una visión más realista del hombre. La libertad real incluye la libertad de expresar los puntos de vista propios (especialmente los políticos) en un foro público, sin miedo de desquite por parte de un gobierno hostil. Esta libertad básica es negada a muchos Alemanes, simplemente porque expresan puntos de vista que no son del gusto de la clase dirigente. La libertad real también incluye la capacidad de vivir y prosperar dentro de fronteras seguras, además de tener la capacidad de defender esas fronteras contra invasores extranjeros. Hoy, Alemania continua siendo inundada por una creciente marea de extranjeros no bienvenidos, con el gobierno o bien incapaz o bien poco dispuesto a resolver el problema. 


1. La Base del Estado es su Pueblo 

La base de todos los valores humanos es consecuencia de un sentido de arraigo en valores culturales específicos y en una identidad étnica específica. Por esta razón, el estado tiene la responsabilidad de proteger estos valores y por tanto solo puede deber su lealtad a un pueblo específico. 

Los distintos pueblos del mundo son los portadores de sus culturas específicas. Los pueblos del mundo difieren en su lengua, herencia, experiencia histórica, religión, valores y conciencia. Aquellos pueblos que son especialmente conscientes de su única identidad cultural, son aquellos cuyas culturas han estado más amenazadas en el pasado. La supervivencia de las distintas culturas del mundo depende de la supervivencia de los distintos pueblos de nuestro planeta. Promover la supervivencia de los distintos pueblos del mundo es también promover la supervivencia de sus culturas. Por el contrario, simples "sociedades" no desarrollan cultura, sino que (como mucho) mantienen un cierto nivel de "civilización". Las sociedades "multiculturales" son en realidad sociedades no culturales, que inevitablemente llevan a la destrucción de la verdadera diversidad cultural en este planeta. 

Alemania es la patria del pueblo Alemán, y debe seguir siéndolo en el futuro. La supervivencia del pueblo Alemán -y la protección de los Alemanes en cualquier parte- debe ser la primera prioridad de los políticos Alemanes. A este fin, perseguiremos relaciones amistosas con otras naciones del mundo. Solo juntos podemos parar la destrucción en todo el mundo de nuestra preciosa herencia cultural. Sólo juntos podemos poner fin a las imperialistas fuerzas "multiculturales" determinadas a encadenar a los pueblos soberanos de este planeta a un Nuevo Orden Mundial materialista y sin cultura. 


2. La Base de Nuestro Pueblo es la Familia Alemana 

La más importante institución de la sociedad es la familia. Por este motivo la familia Alemana debe disfrutar de apoyo y protección especial por parte del estado. La destrucción de la familia tradicional en las últimas décadas es un signo del materialismo que actualmente tiene a nuestra sociedad bajo su dominio. Pero esta no es una situación que no podamos superar. En nuestro nuevo orden social, la familia Alemana tendrá de nuevo su lugar correcto en el centro mismo de nuestra sociedad. 

La familia es la portadora viviente de nuestras tradiciones, pasando estas tradiciones de una generación a otra. A través de la familia, nuestra lengua, cultura y ritos pasan a nuestros hijos, y continúan viviendo en ellos. La familia es también la portadora de nuestra herencia biológica. Un pueblo que mira a otro lado cuando la institución de la familia es destruida ante sus ojos, no habitará este planeta mucho tiempo. Sin familias fuertes y saludables, no habrá un pueblo fuerte y saludable. Las futuras madres así como los niños no nacidos requieren nuestra especial protección en esta consideración. 

El crecimiento dentro de la familia proporciona la niño un ambiente natural en el que desarrollarse. Esta es la mejor medicina preventiva contra las enfermedades que afligen a la juventud de hoy. Por esta razón el trabajo de ama de casa y de madre nunca debe ser visto como el mero equivalente de otras ocupaciones, especialmente puesto que este trabajo requiere un amplia variedad de capacidades y el mayor grado de responsabilidad. Las amas de casa y las madres deben recibir apoyo financiero del estado de acuerdo al numero de hijos por familia. 

Las amas de casa y las madres no deben ser forzadas a trabajar fuera del hogar -el trabajo de cuidar una familia ya es bastante trabajo. Deben garantizarse pensiones a por el trabajo de sacar adelante una familia. 


3. Los Poderes del Estado Están Concedidos por Su Pueblo 

El gobierno del pueblo presupone una "comunidad del pueblo". Los valores y objetivos de una sana organización política deben concurrir con aquellos del pueblo al que se supone que representa. El mismo estado debe estar por encima de involucrarse en la mezquina política de grupos de interés, y su primera responsabilidad debe ser enteramente hacia su pueblo. La capacidad del pueblo de tener control sobre aquellos en el poder es de vital importancia. El pueblo debe tener medios de decidir sobre la legalidad de las medidas y acciones del gobierno. El pueblo debe tener también la capacidad de quitar y reemplazar al gobierno -por medios democráticos- si el gobierno es incapaz o no está dispuesto a cumplir con sus responsabilidades hacia su pueblo. Aquellos en el poder que se creen por encima de la ley, no deben ser tolerados. 

La influencia del pueblo en las decisiones debe reforzarse mediante plebiscitos y elecciones directas. Debe ponerse fin al monopolio de la opinión que llevan a cabo aquellos en el poder, que sólo buscan asegurarse el cobrar sus futuros cheques a cualquier precio. Debemos poner fin a su políticas de "libertad de expresión sólo para aquellos que expresen opiniones de moda". 


4. Una Economía Saludable Debe Servir las Necesidades del Pueblo 

La economía de una nación saludable nunca debe ser una entidad completamente autónoma, sino que debe servir a los intereses de su pueblo como un todo. El estado debe establecer firmes normas para la regulación de su economía, e influir activamente en su dirección si es necesario. No es el pueblo el que debe ser sirviente de la economía, sino la economía la que debe servir a las necesidades del pueblo. 

El foco de la política económica Nacional Democrática está en la creación de una síntesis efectiva de un libre mercado, economía orientada de iniciativa privada, ligada a normativas que aseguren la responsabilidad social de la práctica económica. Por este motivo, el NPD apoya la idea de empresarios libres y socialmente responsables. Pero es el estado, finalmente, el que debe asegurar que la economía este organizada de tal forma que beneficie a la totalidad de su pueblo. 

La unificación de los dos estados Alemanes, y el acompañado colapso del planificado "capitalismo de estado" de Alemania del "Este", creó una desastrosa situación económica -una situación que el régimen de Bonn fue incapaz de controlar, dependiendo de sus anticuadas no soluciones para los problemas contemporáneos: la venta de antiguos negocios e industrias del gobierno a la iniciativa privada, en estos años, ha conducido directamente al nivel de desempleo que vemos hoy en día -el nivel de desempleo más alto desde 1945. Para contrarrestar esta situación favoreceremos un mayor apoyo a los pequeños negocios (especialmente en Alemania del "Este") como un paso en la dirección correcta. 


5. Una Economía Nacional 

La economía Alemana, incluyendo a aquellas compañías extranjeras que se encuentran en suelo Alemán, debe estar ligada a promover la seguridad financiera del pueblo Alemán, además de respetar la vida cultural y espiritual de Alemania. La tierra, el pueblo y la ecología de Alemania deben ser vistos como un todo orgánico. Los intereses económicos nunca deben poner en peligro el medio ambiente de Alemania, y no debe servir para alienar a su pueblo de su propia historia y cultura. 

Los empleados de una compañía deberían ser también los receptores de una parte de los beneficios de su compañía. Esta política no sólo incrementará la productividad de los trabajadores sino que también dará a los trabajadores Alemanes un sentido de su autentico valor como parte integral de la vida económica de Alemania. Los trabajadores de una nación nunca deben ser degradados al punto en el que se sientan como meras partes canjeables de una descuidada e irresponsable maquina económica.  El NPD rechaza el actual curso hacia la "globalización" de la economía Alemana. La experiencia nos ha mostrado que este curso conduce finalmente hacia la destructiva política de "máxima ganancia financiera - sin tener en cuenta las consecuencias futuras". El NPD también rechaza esta política, cuando ha llevado al desempleo masivo en el pasado. 

El NPD clama por una política económica que salvaguarde el territorio Alemán y el bienestar del pueblo Alemán. El comercio internacional es una parte esencial de cada economía nacional. Sin embargo, las consideraciones "internacionales" nunca deben ensombrecer los intereses de un pueblo soberano. 


6. Solidaridad Nacional: Proveyendo por el Bien Común 

Una comunidad del pueblo debe tener su base en un sistema de justicia social. En el sentido más amplio, la política social es la solidaridad de todos los miembros de un pueblo. El pueblo como un todo tiene la responsabilidad de asegurar el bienestar de los miembros individuales de la comunidad. 

Estamos desesperadamente necesitados de políticas sociales que ni contradigan la idea de justicia social, ni interfieran con los trabajos de una economía saludable. Tales políticas tendrían como objetivo: el incremento del nivel de vida del pueblo, asistir a individuos que injustamente se encuentren en dificultades financieras, y asegurar la seguridad económica de los ancianos.  Las políticas sociales que promueven la soñada idea del "superestado del bienestar" -esto es, políticas que ponen toda la carga de la responsabilidad sobre los hombros de los trabajadores y productores de la sociedad- son la antítesis de las políticas saludables y socialmente progresivas. El estado debe asegurar que los salarios de los individuos sean suficientes para mantener un nivel de vida digno. 

Sentimos, como Nacional Demócratas, que nuestras políticas sociales deben favorecer a los desaventajados de nuestra sociedad. En esta consideración, los extranjeros no podrán reclamar por más tiempo los beneficios del sistema de seguridad social Alemán. Sin embargo, esto no debe interpretarse como una forma de egoísmo de grupo. En nuestro nuevo orden social vemos un estado dedicado a la justicia social y la seguridad del bien común; un estado que deba su lealtad a su propio pueblo. 

Debe ponerse fina a la inacabable corriente de los llamados buscadores de asilo que actualmente inundan Alemania. El gobierno ha comprobado incluso el hecho de que un alto porcentaje de estos individuos no merece legalmente recibir beneficios del asilo. Sin embargo, el gobierno parece incapaz o poco dispuesto a poner fin a este escandaloso desperdicio del dinero de los impuestos del pueblo Alemán. El derecho de asilo sólo debe ser concedido en el caso de genuina persecución política. Vemos legítimamente a Alemania como el país de los Alemanes, y debemos por lo tanto cuidar primero por nuestro propio pueblo. El bienestar de los Alemanes nunca debe ser de menor importancia que el de los "buscadores de asilo". 


7. Alemania No es un País de Inmigrantes 

Al contrario que muchos otros países del mundo Occidental (América, Australia, etc) Alemania, a lo largo de su historia nacional -nunca ha sido una tierra de inmigración masiva. Este ha sido el caso hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Durante el período de posguerra, los dueños de la alta finanza, el gobierno y los sindicatos colaboraron en un plan que trajo a millones de extranjeros a Alemania. Importando a estos extranjeros (que trabajaban por sueldos increíblemente bajos), fue creada en Alemania una clase de esclavos modernos -una situación no creada por el pueblo Alemán, sino por aquellos que habían sido colocados como clase dirigente de la Alemania de postguerra. 

Este mismo curso político continua hoy día, en la forma de una misantrópica política de "integración" para extranjeros no asimilables. Esta política amenaza las identidades culturales tanto de Alemanes como de extranjeros, promoviendo activamente la ruptura con las raíces culturales y étnicas particulares, llevando a problemas sociales como la ruptura de la familia tradicional, entre otros. En incontables ciudades han aparecido ghettos extranjeros dejando a aquellos Alemanes que habitan en ellos como una minoría en su propio país. La vida para los Alemanes en estos barrios -en el sistema escolar, además de en el ambiente social en general- es insoportable. Con Alemanes y miembros de minorías étnicas separándose naturalmente en facciones opuestas, una amenaza real para la seguridad interna de Alemania ha sido creada por aquellos en el poder. Forjar un nuevo curso político diseñado para prevenir tal catástrofe debe ser de interés para todos los afectados. Poner fin a los imposibles planes de "integración" sería un importante paso hacia un futuro más prometedor para este país. El derecho de todos los pueblos soberanos de asegurar un futuro para sus hijos, de mantener su hegemonía cultural dentro de sus fronteras, y de autodeterminación, son todos derechos inalienables. La defensa de estos derechos debe tener preferencia sobre incondicionales e imprudentes beneficios financieros de mano de obra extranjera barata para nuestros capitanes de industria. Los miembros de grupo étnicos extranjeros trabajando actualmente en Alemania deben disfrutar del privilegio de mantener su identidad cultural durante su estancia en nuestro país. Además de beneficiar a los individuos en cuestión, esto simplificará infinitamente su repatriación en el futuro. 


8. Soberanía Alemana en una Europa de Muchas Patrias 

La totalidad del continente Europeo se encuentra tropezando ciegamente de una crisis a otra. En años recientes, hemos sido testigos de un desempleo récord, deuda nacional escandalosa, conflicto étnico y guerra civil. En breve, este es el resultado de una "Unión Europea" dirigida por funcionarios y tecnócratas. Irresponsabilidad, corrupción e incompetencia han marcado a la burocracia de la UE.  Una unión blasfema de burócratas y pisapapeles multinacionales -a favor de votar derechos para los extranjeros, de reemplazar al Marco Alemán por una moneda Europea, etc- está ahora en el proceso de poner un punto final a la soberanía del pueblo Alemán. Esto es equivalente a una traición contra los Alemanes del pasado (aquellos que lucharon por un pueblo Alemán libre), presente y futuro (nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos); una traición a nuestra herencia, nuestra cultura y nuestra economía nacional. 

A lo largo del mundo, la oposición a la completamente insana idea de unidad "multicultural" se está haciendo sentir. Las bases de un nuevo orden social en Europa deben estar basadas en las ideas de soberanía nacional, autodeterminación de los pueblos, y el principio de integridad étnica. Una Europa de muchas Patrias -basada en los principios antes citados- podría realmente reemplazar a la ineficaz pesadilla de la UE en la que nos encontramos. 


9. Una Alemania Dentro de Sus Fronteras Históricas 

La "reunificación" de Alemania no se completó con la unificación de Alemania del "Este" (que es, históricamente hablando, Alemania Central, siendo la verdadera Alemania del Este, Prusia Oriental y Silesia) con la República Federal de Alemania. La injusticia nunca puede ser la base de una paz duradera entre pueblos vecinos. Este trágico hecho fue visto claramente en la pasada década, en la que los pueblos desde el Báltico a los Balcanes sufrieron por efectos tardíos de la Primera Guerra Mundial. 

El robo de nuestra patria histórica en el Este es inaceptable , y viola todos los conceptos de los derechos humanos. Nos mantenemos firmes en nuestro apoyo a una solución a este problema: una solución que conduzca a una paz duradera, y una que también tenga en consideración los derechos humanos de los Alemanes. 

Actualmente el mundo está en un proceso de reorganización. Está siendo organizado a lo largo de líneas más naturales que aquellas dictadas por aquellos en el poder a principios de siglo. Alemania no es una excepción a esta regla. Como parte de esta reorganización -de acuerdo con las leyes de los derechos humanos- Alemania debe estar de nuevo reunificada dentro de sus fronteras históricas. 


10. Un Pueblo Sin Pasado es un Pueblo Sin Futuro 

Por el bien de las futuras generaciones de Alemanes, Alemania necesita una perspectiva de su historia nacional que refleje la continuidad de la historia de su pueblo.Estamos firmemente en contra del suicidio espiritual de nuestra nación, causada por las incontables acusaciones de culpabilidad Alemana por "el pasado". Estamos en contra de la rehabilitación de los traidores de nuestra nación; y estamos en contra de la política "oficial" de ignorar los crímenes de guerra Aliados (contra Japón, además de Alemania). Por estos motivos, pedimos lo siguiente: 

Poner fin a la enseñanza parcial y antialemana de nuestra historia.  Apoyar el principio de investigación histórica independiente, que nunca debe sufrir por causa de la censura ordenada por el estado. 


11. Las Leyes de la Naturaleza como la Base de Toda Vida 

El pasado de Alemania ha sido moldeado por su historia y su cultura. Por esta razón, la protección del medio ambiente, no puede ser fácilmente separada de la idea de protección de la cultura y del pueblo nativo de este país -que es Alemán. 

El hombre es parte de la naturaleza, por lo que la naturaleza no puede ser vista simplemente como el "entorno" de la humanidad. El materialismo de décadas pasadas ha causado un daño irreparable a las bases naturales de nuestras vidas. La irresponsable industrialización de la agricultura, la "modernización" de las ciudades Alemanas, y la reestructuración de las más antiguas ciudades de Alemania, ha sido conducida por los dirigentes en este país. La obsesión del sistema actual con el valor material de las cosas -con la mera utilidad económica de la naturaleza- ha llevado directamente a la separación del hombre de la naturaleza y de sus costumbres tradicionales. El resultado: el ciudadano medio se está convirtiendo en un cosmopolita sin raíces, falto de identidad cultural y sin un sentido de "conexión" con la naturaleza como un todo.  No debemos pensar en preservar nuestro entorno en meros términos económicos. Preservar nuestro entorno -la verdadera base de la vida misma- debe tener preferencia sobre la viabilidad económica o los intereses de negocios. Por este motivo, los Nacional Demócratas favorecemos la idea de apoyar al sector agrícola, especialmente en las áreas menos prosperas de nuestro país. Los grandes negocios deben operar de acuerdo con los estandars de seguridad ecológicos, y también ser responsables por las violaciones que pongan en peligro el medio ambiente. 


12. El Sistema Educativo es una Parte de la Cultura de un Pueblo 

Por causa de sus bases en el erróneo dogma de la "igualdad de todos los seres humanos", nuestro sistema educativo ha estado sujeto a "reformas" sin sentido en el campo de la educación superior. Esto ha dejado a nuestro sistema educativo en el horrendo estado en el que se encuentra actualmente. Detrás de toda la escena, está la noción de que un nuevo orden social puede ser creado siguiendo el consejo de social-científicos liberales, ansiosos de "probar" que es posible crear una sociedad de individuos en que todos son iguales en talento, creatividad y productividad. Esta es una teoría que se contradice con todo lo que sabemos acerca de la naturaleza -humana y de otro tipo.  Nuestra experiencia muestra (apoyada por la investigación científica) que los individuos difieren en gran forma en su talentos inherentes, habilidades y productividad. No tomar en consideración tales factores es minar la idea misma de enseñanza superior. Además de producir alumnos incompetentes -incapaces de competir en un mundo cada vez más competitivo- tal sistema trae consigo otras trágicas consecuencias: una alta cifra de niños emocionalmente transtornados, además de crimen y drogadicción entre la gente joven. El fracaso total de este sistema de educación se hace bastante aparente en el hecho de que Alemania actualmente carece de una elite intelectual. Por esta razón, debe darse en el futuro especial atención a la gente joven dotada. 

Nosotros, Nacional Demócratas, creemos en el principio natural de diversidad de la vida, además de en el aspecto de este principio que está expresado en la misma naturaleza y en las culturas del mundo. Es por esto por lo que reconocemos y respetamos la diferencia de los seres humanos. Creemos, sin embargo, en la igualdad de todos ante la ley. 


13. Reformando Nuestro Sistema de Justicia 

Actualmente en el sistema de Justicia "Alemán" se encuentra en un lamentable estado de cosas; vemos la persecución de organizaciones políticas disidentes, además de la tolerancia de facto hacia los traficantes de drogas por parte de los jueces "Alemanes". Estos problemas han sido creados por los ahora en el poder. Esta situación nos dice que estamos gobernados por una clase dirigente que "interpreta" las leyes existentes en conveniencia de sus propios propósitos. Tal sistema hace burla de la idea de justicia, y arruina las vidas de decenas de miles de jóvenes cada año.  Por esto el NPD pide las siguientes reformas: 

* Más apoyo a las víctimas de crímenes violentos. 

* Creación de leyes que hagan responsables a aquellos miembros de la justicia que tomen decisiones ilegales deliberadamente 

* Reorganización de la fuerza de policía Alemana, permitiéndoles hacer el trabajo para el que están destinados -nominalmente, proteger a los Alemanes de los criminales. 

* Conceder la amnistía a las víctimas del antiguo sistema de justicia de Alemania del "Este". 

* Recuperar la pena de muerte para asesinos de niños y para criminales sexuales previamente condenados por repetidas ofensas. 

* Repatriación de los extranjeros que han cometido crímenes en Alemania; el hecho de que tengan que cumplir condena en unas condiciones más duras en sus países, como resultado de esta política, no debe afectar el proceso de repatriación, como norma general. 


14. La Política Militar Debe tener una Política Nacional como su Base 

Bajo circunstancias normales, aquellos que cumplen el servicio militar sirven honorablemente los intereses de su pueblo. Por esto el NPD está a favor del servicio en el Bundeswehr (como es llamado hoy día el ejército Alemán) para la gente joven. El récord de coraje de los luchadores Alemanes en el pasado debería servir como un brillante ejemplo para futuros soldados Alemanes. Cada soldado debe tener un sentido de los valores que defiende al servir a su nación. Nunca debe ser mal usado y hecho servir como un mercenario para intereses extranjeros. La última decisión ejecutiva sobre el Bundeswehr -y el destino de soldados Alemanes- debe permanecer firmemente en manos Alemanas.  La seguridad nacional de Alemania debe también significar seguridad militar. Una política de seguridad nacional debe tener como objetivo mantener la paz en Europa. Una política de seguridad Europea debe servir los intereses de seguridad de Europa.  Las fuerzas armadas Alemanas nunca deben ser mal empleadas como una herramienta de los superpoderes internacionales. Por esta razón, el NPD está a favor de una salida de Alemania de la NATO; en su lugar, el NPD daría la bienvenida a una fuerza de seguridad Europea. Las misiones militares de las Naciones Unidas tendrían lugar sin el apoyo Alemán -esto es, hasta que la O.N.U. saque a Alemania de su lista de "estados enemigos", y hasta que en la O.N.U. todas las naciones tengan los mismos derechos bajo la ley internacional.
zurück |


DS-TV


 

 


Neue Schleswig-Holstein-Stimme erschienen!

Die aktuelle Ausgabe unserer Schleswig-Holstein-Stimme kann jetzt auch als PDF auf unserer Weltnetzseite gelesen werden. Haben sie Interesse unsere Zeitschrift regelmäßig zu erhalten, dann melden Sie sich bei uns, denn gegen einen geringen Unkosten­beitrag schicken wir Ihnen die SH-Stimme regelmäßig zu. Die aktuelle Ausgabe können Sie hier lesen: